fallback-no-image-55

Familia

El valor nace y se desarrolla cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegria el papel que le ha tocado desempenar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo d

Familia

El valor nace y se desarrolla cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegria el papel que le ha tocado desempenar en la familia. Al hablar de familia podemos imaginar a un grupo de personas felices bajo un mismo techo y entender la importancia de la manutencion, cuidados y educacion de todos sus miembros, pero descubrir la raiz que hace a la familia el lugar ideal para forjar los valores, es una meta alcanzable y necesaria para lograr un modo de vida mas humano, que posteriormente se transmitira naturalmente a la sociedad entera..

El valor de la familia va mas alla de los encuentros habituales e ineludibles, los momentos de alegria y la solucion a los problemas que cotidianamente se enfrentan. El valor nace y se desarrolla cuando cada uno de sus miembros asume con responsabilidad y alegria el papel que le ha tocado desempenar en la familia, procurando el bienestar, desarrollo y felicidad de todos los demas.

Formar y llevar a la familia en un camino de superacion constante no es una tarea facil. Las exigencias de la vida actual pueden dificultar la colaboracion e interaccion porque ambos padres trabajan, pero eso no lo hace imposible, por tanto, es necesario dar orden y prioridad a todas nuestras obligaciones y aprender a vivir con ellas. Debemos olvidar que cada miembro cumple con una tarea especifica y un tanto aislada de los demas: papa trabaja y trae dinero, mama cuida hijos y mantiene la casa en buen estado, los hijos estudian y deben obedecer.

Es necesario reflexionar que el valor de la familia se basa fundamentalmente en la presencia fisica, mental y espiritual de las personas en el hogar, con disponibilidad al dialogo y a la convivencia, haciendo un esfuerzo por cultivar los valores en la persona misma, y asi estar en condiciones de transmitirlos y ensenarlos. En un ambiente de alegria toda fatiga y esfuerzo se aligeran, lo que hace ver la responsabilidad no como una carga, sino como una entrega gustosa en beneficio de nuestros seres mas queridos y cercanios.

Lo primero que debemos resolver en una familia es el egoismo: mi tiempo, mi trabajo, mi diversion, mis gustos, mi descanso.. si todos esperan comprension y cuidados quien tendra la iniciativa de servir a los demas? Si papa llega y se acomoda como sultan, mama se encierra en su habitacion, o en definitiva ninguno de los dos esta disponible, no se puede pretender que los hijos entiendan que deben ayudar, conversar y compartir tiempo con los demas.

La generosidad nos hace superar el cansancio para escuchar esos problemas de ninos (o jovenes) que para los adultos tienen poco importancia; dedicar un tiempo especial para jugar, conversar o salir de paseo con todos el fin de semana; la salida a cenar o al cine cada mes con el conyuge.. La union familiar no se plasma en una fotografia, se va tejiendo todos los dias con pequenos detalles de carino y atencion, solo asi demostramos un autentico interes por cada una de las personas que viven con nosotros.

Otra idea fundamental es que en casa todos son importantes, no existen logros pequenos, nadie es mejor o superior. Se valora el esfuerzo y dedicacion puestos en el trabajo, el estudio y la ayuda en casa, mas que la perfeccion de los resultados obtenidos; se tiene el empeno por servir a quien haga falta, para que aprenda y mejore; participamos de las alegrias y fracasos, del mismo modo como lo hariamos con un amigo.. Saberse apreciado, respetado y comprendido, favorece a la autoestima, mejora la convivencia y fomenta el espiritu de servicio.

Seria utopico pensar que la convivencia cotidiana estuviera exenta de diferencias, desacuerdos y pequenas discusiones. La solucion no esta en demostrar quien manda o tiene la razon, sino en mostrar que somos comprensivos y tenemos autodominio para controlar los disgustos y el mal genio, en vez de entrar en una discusion donde por lo general nadie queda del todo convencido. Todo conflicto cuyo resultado es desfavorable para cualquiera de las partes, disminuye la comunicacion y la convivencia, hasta que poco a poco la alegria se va alejando del hogar.

Es importante recalcar que los valores se viven en casa y se transmiten a los demas como una forma natural de vida, es decir, dando ejemplo. Para esto es fundamental la accion de los padres, pero los ninos y jovenes -con ese sentido comun tan caracteristico- pueden dar verdaderas lecciones de como vivirlos en los mas minimos detalles.

En una reunion paso un pequeno de tres o cuatro anios de edad frente a un familiar adulto, despues de saludarle en dos ocasiones y no recibir respuesta, se dirigio a su madre y le pregunto: “Por que tio (..) no me contesto cuando le salude?” La respuesta pudo ser cualquiera, asi como los motivos para no recibir respuesta, pero imaginemos el desconcierto del nino al ver como las personas pueden comportarse de una manera muy distinta a como se vive en casa. Se nota que esta aprendiendo a cultivar la amistad, a ser sociable y educado, seguramente despues de este incidente le ensenaran a ser comprensivo..

Por otra parte, muchas son las familias que han encontrado en la religion y en las practicas de piedad, una guia y un soporte para elevar su calidad de vida, ahi se forma la conciencia para vivir los valores humanios de cara a Dios y en servicio de los semejantes. Por tanto, en la fe se encuentra un motivo mas elevado para formar, cuidar y proteger a la familia.

Aunque son los padres quienes tienen la responsabilidad en la formacion y educacion de los hijos, estos ultimos no quedan exentos. Los jovenes solteros, y aun los ninos, compartes esa misma responsabilidad pues en este camino todos necesitamos ayuda para ser mejores personas. Actualmente triunfan aquellos que se distinguen por su capacidad de trabajo, responsabilidad, confianza, empatia, sociabilidad, comprension, solidaridad, etc. etc., valores que se aprenden en casa y se perfeccionan a lo largo de la vida segun la experiencia y la intencion personal de mejorar.

Pensemos que todo a nuestro alrededor cambiaria y la relaciones serian mas cordiales si los seres humanios se preocuparan por cultivar los valores en familia. Cada miembro, segun su edad y circunstancias personales seria un verdadero ejemplo, un lider en el ramo, capaz de comprender y ensenar a los demas la importancia y trascendencia que tiene para sus vidas la vivencia de los valores, los buenos habitos y las costumbres.

Para que una familia sea feliz no hace falta calcular el numero de personas necesarias e indispensables para lograrlo, mientras en ella todos participen de los mismos intereses, compartan gustos y aficiones y se interesen unos por otros.

Podriamos preguntarnos como saber si en mi familia se estan cultivando los valores? Si todos dedican parte de su tiempo para estar en casa y disfrutar de la compania de los demas, buscando conversacion, convivencia y carino, dejando las preocupaciones y el egoismo a un lado, sin lugar a dudas la respuesta es afirmativa.

Toda familia unida es feliz sin importar la posicion economica, los valores humanios no se compran, se viven y se otorgan como el regalo mas preciado que podemos dar. No existe la familia perfecta, pero si aquellas que luchan y se esfuerzan por lograrlo.

Para temas de valores visite: http://mujerdevalor.com/. Las Vegas: http://lasvegasnespanol.com/.

Your Name *
Your Email *
Your Phone
Your Message *
What is the sum of: *